12 mayo, 2006

Instinto Básico 2: Adicción al riesgo

Adicción a la vulgaridad diría yo.

Ya se ha comentado mucho sobre esta secuela de la interesante primera parte de Paul Verhoeven, pero quiero sumar mi voto para mandarla directamente a la hoguera.
La película es un bodrio absoluto, no se salva ni el guión, ni la dirección de Michael Caton-Jones, ni el tedioso ritmo, ni Londres, ni los risibles diálogos, ni nada de nada. La película entera es Sharon Stone, pero no os confieis, la sensual y manipuladora Catherine Tramell con los años se ha vuelto una caricatura de si misma, mucho más vulgar y toda pose. Ay Sharon, ¿dónde te metes con lo guapísima que estás y el talento que se que tienes?
Le da la réplica el actor David Morrissey que se esfuerza en su papel, pero yo me quedo con el inquietante y obsesionado Michael Douglas, esa química explosiva que había entre los dos era imposible de reemplazar. Y es que en la primera parte el sexo era el tercer protagonista de la historia, tenía su peso y razón de ser para que avanzara el suspense y la intriga. En este bodrio sólo sirve para atraer al espectador a los cines, y aunque ese fuera el único objetivo no compensará ni a propios ni a extraños (en el recuerdo sigue el mismo cruce de piernas).
Si todavía no os queda claro, este engendro es una copia de la primera añadiendo muchos giros previsibles y tramposos, más cara de actriz porno y el psiquiatra más tonto de la historia, así es Instinto Básico 2.


->Lo mejor: El jacuzzi, la ropa de Catherine Tramell y lo guapísima que está la Stone.

->Lo peor: todo lo demás.

Valoración de la película: 1 sobre 10

-------------

Etiquetas:

2 Comments:

Anonymous Manuel Márquez said...

Me da la impresión, compañera, de que has engrasado bien los cañones y no te has cortado ni un pelo: un 1 sobre 10, ahí es nada; de todos modos, ante tanta coincidencia sobre la escasa calidad del producto, habrá que terminar concluyendo que, como era previsible (estas operaciones de mercadotecnia tan descaradas es lo que tienen...), la peli no vale un pimiento, y no darle más vueltas al asunto.

Un cordial saludo.

12 mayo, 2006  
Blogger Dr. Strangelove said...

desde luego que el castigo es merecido. Sharon saldrá a flote después de esto?
Esperemos que sí.

Un saludo

12 mayo, 2006  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home